blog
16/10/2021

Aplicación de la inteligencia competitiva en startups y pymes innovadoras

Esta lectura profundiza en claves de implementación de la vigilancia tecnológica e inteligencia competitiva para las empresas startups y sus modelos de negocio.

Las start-up están expuestas, como en cualquier proyecto de desarrollo de un producto, alianza o mercado, a un alto nivel de riesgos e incertidumbre. Para poder reducir este nivel de incertidumbre, sin tener que pasar por experiencias y aprendizajes personales, resulta fundamental poder contar con un mayor conocimiento del mercado, clientes y demás factores clave del entorno competitiva al que están expuestas. Por eso, tienen una mayor necesidad de aplicar técnicas de Inteligencia Competitiva (IC), en combinación con técnicas más tradicionales de investigación de mercado, con el propósito de recuperar información de los posibles clientes de forma más efectiva.

En este sentido, la Inteligencia Competitiva les ayuda a definir una proposición de valor o modelo de negocio verdaderamente diferenciador en el mercado. Puesto que la vigilancia y la inteligencia resultan herramientas estratégicas para localizar información con la que después tomar decisiones, como por ejemplo saber qué quieren los clientes, cómo diferenciarnos de la competencia y qué resultará novedoso para el mercado.

Entre los aspectos más importantes para un proyecto tecnológico, resulta fundamental atender al estado de la tecnología y monitorizar sus avances. Estas cuestiones ayudarán a identificar opciones estratégicas y así evitar malgastar recursos y esfuerzos desarrollando unos productos que ya han sido inventados, producidos o lanzados en el mercado. Si fuera este último caso, cabría estudiar sus éxitos o problemas para encontrar fuentes de innovación.

Todo esta apuesta por la vigilancia tecnológica e inteligencia competitiva es es posible llevarla a cabo con el apoyo del equipo emprendedor y unos conocimientos básicos sobre vigilancia e inteligencia, que permitan desarrollar y ejecutar un estrategia eficaz al respecto, y que contribuya a todas las demás esferas del proyecto emprendedor. 

El modelo “Acrie Method” de Pascal Frion:

Además, también resulta interesante pautar o modelizar estas acciones de Inteligencia Competitiva y, en esta línea, surge el “Acrie Method” de Pascal Frion con el que el autor pretende sentar unas bases metodológicas para implementar acciones de Inteligencia Competitiva en pequeñas y medianas empresas. 

Este método tiene como premisa de partida estimular la necesidad de que el líder del proyecto sea participe y esté concienciado de la importancia de implantar un sentido y una visión estratégica en la toma de decisiones a través de la inteligencia competitiva, para así llevarlo a la práctica con el equipo. 

Para ello, Acrie Method propone un modelo de actuación que simplifica y desmitifica la complejidad que en muchos casos ha caracterizado a grandes corporaciones en su aplicación de la vigilancia tecnológica e inteligencia competitiva. De este modo: 

  • El primer paso trata de una formulación de mando, en la que se define la cuestión, para más tarde, discutirlo de manera informal y reformularla.
  • Establecer un interrogatorio de la cuestión, formado por diez preguntas para esbozar los ángulos de ataque, y rodear la cuestión o el problema de una manera más cercana.
  • Establecer una búsqueda para cada pregunta, de manera que se solventen cada una de ellas. 

La principal idea de este método es huir del análisis de la información disponible y promover el contacto del líder con las personas que puedan resolver estas preguntas (por ejemplo: clientes, proveedores, equipo…) para aportar flexibilidad a estas prácticas empresariales y adecuarlas a las características de empresas pequeñas, medianas y star-up. 

¿De dónde puede obtener una empresa el tipo de información que la Inteligencia Competitiva requiere?
La información útil para una empresa se puede encontrar en cualquier ámbito o círculo de interés para la misma, o más directamente, donde ella actúa, se relaciona y ejerce su actividad. De esta manera, la información útil para ejercer estas prácticas empresariales se denominan fuentes de información y, por ejemplo, se pueden obtener de:

  • Artículos, opiniones y notas sobre el sector donde opera, bien por parte de expertos en el mismo o de los usuarios. 
  • Información de los competidores, cualquier tipo de datos que puedan resultar relevantes.
  • Ferias y eventos donde se esté en contacto tanto con los clientes como con los competidores y proveedores. 
  • Noticias y publicaciones de interés sobre la actividad de la empresa.

Después, para su desarrollo, existen una serie de fases generales  del proceso denominadas en su conjunto el ciclo de vigilancia tecnológica e inteligencia competitiva, y que pretende dar respuesta a siete cuestiones fundamentales (Degoul, P. 1992):

  • ¿Cuál es el objeto de la vigilancia tecnológica e inteligencia competitiva?
  • ¿Qué debemos vigilar?, ¿qué informaciones buscar?
  • ¿Dónde localizarlas?
  • ¿Cómo tratar y organizar la información? 
  • ¿A quién comunicar la información en la empresa?
  • ¿Cómo promover la implicación de todo el personal?
  • ¿Qué recursos vamos a destinar?

Estos y otros aspectos aprenderás a llevar a la práctica en los próximos módulos de #MoocVT, para determinar el qué, cómo, dónde y cuándo recuperar información relevante para tu organización y aprender a analizarla para extraer conclusiones que te ayuden en la toma de decisiones. 

Más información:

COMENTARIOS

  1. Con este tipo de información, sin duda alguna se pueden aclarar muchas inquietudes que para un emprendedor le pueden surgir pero no sabe como desarrollarlas, muy útil

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *