blog
30/07/2021

Cómo localizar fuentes de información especializada en Internet

Esta lectura profundiza en las claves prácticas para comenzar a elaborar estrategias de búsqueda de información especializada en Internet.

A la hora de plantearnos por dónde empezar a buscar información en Internet debemos atender a una serie de consideraciones previas importantes. 

1. Índices temáticos y motores de búsqueda: 

Como herramientas de recuperación de información más populares en Internet, podemos distinguir: 

  • Los índices temáticos son directorios ordenados jerárquicamente por materias. Habitualmente listan lugares (URL) por clasificaciones temáticas. La mayoría de universidades, a través de los servicios de sus bibliotecas,  albergan directorios académicos que contienen un gran número de recursos de información clasificados. Tanto la selección, como la clasificación e indización de recursos han sido realizados por personas atendiendo a criterios y proceso de calidad.
  • Los motores de búsqueda almacenan en sus bases de datos páginas webs, recogidas a través de las ”arañas” que luego son indexadas, para que puedan ser localizadas a través de un buscador. Son, por tanto, programas que rastrean continuamente la web visible y cuyo proceso de selección, clasificación e  indexación es automático. Son muy útiles para búsquedas concretas, y suelen incorporar la funcionalidad para realizar búsquedas avanzadas. 

Los motores de búsqueda se clasifican en: 

Los metabuscadores son de gran ayuda para la vigilancia tecnológica en la medida en que permiten, a través de un único formulario o consulta, lanzar una pregunta de forma simultánea en diversas herramientas de búsqueda, como directorios o buscadores múltiples. Eliminan duplicidades, pero no permiten realizar búsquedas muy profundas. 

2. Recomendaciones para iniciar una búsqueda especializada: 

Algunos consejos de utilidad pueden ser: 

  1. Selección de la herramienta adecuada:  Para saber cuál puede ser la mejor herramienta a utilizar, debemos atender siempre a lo que estamos buscando. Por ejemplo, cuando pretendemos resolver una cuestión concreta que responde a un “sustantivo” (nombre de persona o empresa) lo mejor es comenzar por un motor de búsqueda; por contra, si se trata de un tema genérico, podemos comenzar por  un directorio especializado o académico y acabar con un motor de búsqueda.
  1. Atender a la sección de Ayuda de la herramienta escogida para sacar el máximo provecho de la herramienta:  es importante conocer cómo funciona cada sistema informático a utilizar, por muy conocido que nos parezca. Por ejemplo, es necesario conocer si se pueden truncar los términos, utilizar operadores booleanos, buscar por campos concretos, etc. Además, en Internet podemos encontrar interesantes tutoriales para aprender a mejorar el uso de la herramienta en cuestión elaborados por otros usuarios. 
  1. Terminología adecuada: los términos de búsqueda son fundamentales para poder desarrollar una búsqueda exitosa. Por ejemplo, hay que saber localizar los términos específicos,  sinónimos, siglas, etc. Para ello, podemos ayudarnos de tesauros, diccionarios o enciclopedias que nos ayuden a comprender el campo semántico del concepto y construir, incluso, mapas conceptuales sobre los temas a vigilar. 

Más información: Guía de vigilancia e inteligencia del OVTT

COMENTARIOS

  1. Este tipo de información como bases de datos y para los meta buscadores me es muy útil, sin duda esto facilita la busqueda de información de manera muy efectiva. Genial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *