blog
22/06/2021

Globalización de la tecnología y gestión de la I+D+i

La gestión estratégica de la información científico-tecnológica resulta cada vez más importante para innovar y sobrevivir en un entorno complejo y cambiante como el actual, caracterizado por la globalización de la tecnología y la innovación. Así, la vigilancia tecnológica y la inteligencia competitiva son herramientas esenciales del proceso de gestión…

La gestión estratégica de la información científico-tecnológica resulta cada vez más importante para innovar y sobrevivir en un entorno complejo y cambiante como el actual, caracterizado por la globalización de la tecnología y la innovación. Así, la vigilancia tecnológica y la inteligencia competitiva son herramientas esenciales del proceso de gestión tecnológica e I+D en una organización, sirviendo para detectar oportunidades de innovación tecnológica y nuevas ideas que faciliten una mejora de procesos, productos y servicios en la organización.

Una definición consensuada de vigilancia tecnológica se encuentra en la norma UNE 166006 de “Gestión de la I+D+i: Sistema de vigilancia tecnológica e inteligencia competitiva”, y se entiende como un proceso organizado, selectivo y permanente de captación, filtrado, análisis, difusión y comunicación de la información de la propia organización y del entorno científico y tecnológico. Su objetivo es la generación de nuevo conocimiento para tomar decisiones con menor riesgo y poder anticiparse a los cambios.

La Inteligencia Competitiva, como vimos en el anterior módulo, viene a ser el mismo proceso pero más completo desde dos puntos de vista: por un lado, procesa todo tipo de información sobre el entorno competitivo, no solo la información tecnológica; por otro lado, alarga el proceso hasta llegar a la toma de decisiones. Por tanto, la inteligencia se demuestra tomando decisiones a partir del análisis de lo que ocurre en el entorno.

Los dos conceptos comparten la idea del proceso organizado, es decir, la existencia de un grupo de personas con una estrategia compartida que tienen que coordinarse en la búsqueda sistemática, captación, filtrado, análisis, aportación de valor y comunicación de las informaciones obtenidas de múltiples fuentes. Este proceso debe automatizarse y soportarse por un sistema informático para poder llevarse a cabo de un modo práctico en cualquier organización.

Todas las empresas han de comprender la importancia de este proceso, porque están sometidas a esta dinámica. El primero que se mueve lleva ventaja. Las dificultades aparecen cuando las empresas quieren poner este proceso en práctica. Ahí se encuentran con las limitaciones de siempre: que la organización no está preparada, que hay que cambiar las costumbres, que no hay suficientes recursos materiales y humanos y que no hay tiempo por las urgencias y las dinámicas del día a día. Poner en práctica este proceso no es trivial, requiere reflexionar, explicar y organizar a un equipo de personas y mejorar sus competencias en gestión de la información, que normalmente son deficientes, apostando por la creación e implementación de Sistemas de Vigilancia Tecnológica e Inteligencia competitiva en la organización. 

Por tanto, independientemente de la situación comparativa en la que estemos, lo importante es tratar de avanzar lo que se pueda en cada momento y animar a las empresas a que implanten este proceso, porque sólo tiene buenas consecuencias: tomar mejores decisiones, innovar de un modo más acertado, diversificar a negocios/mercados con más futuro, en definitiva adaptarse a los cambios del entorno antes que los demás. Los beneficios son inmensos.

Más información: Guía de vigilancia e inteligencia del OVTT

COMENTARIOS

Responder a Isaac Daniel Paredes Jasso Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *