blog
21/06/2021

El ciclo de vigilancia e inteligencia

Esta lectura profundiza en las claves prácticas para el despliegue del ciclo de inteligencia como parte esencial de un sistema de vigilancia tecnológica e inteligencia competitiva en las organizaciones.

Existe un consenso generalizado sobre las etapas que ha de seguir el proceso de vigilancia tecnológica, denominado ciclo de vigilancia tecnológica e inteligencia competitiva. Estos identifican una serie de etapas generales del proceso de vigilancia tecnológica que, de manera consensuada, engloban actividades descritas en la imagen y consisten en:

Fuente: Juan Carlos Vergara (MoocVT 1, 2014)

Es importante remarcar que este proceso empieza con el análisis de la estrategia que plantea la organización, para más tarde volver a construir la estrategia empresarial.  Por tanto, se trata de un proceso circular e iterativo que empieza y termina con la definición de una estrategia.

Revisemos cada una de estas etapas: 

1. Identificar y analizar las necesidades de información: 

Partiendo de la estrategia, la tarea primordial es: identificar y precisar los temas a vigilar, aquellas informaciones críticas que nos pueden servir para dar respuesta a los retos definidos y serán las que hay que monitorizar.

En esta fase, identificar los Factores Críticos de Vigilancia (FCV) es de gran ayuda para detectar aquello que realmente es importante y prioritario estar al día para la organización. Se definen como “factores externos a la organización que afectan de modo crítico a su competitividad” (Rovira, C. 2008), se determinan por cada actividad de la cadena de valor de la organización y, para agudizar la precisión, suelen ir acompañados de descriptores, palabras clave, prioridad, horizonte temporal, etc.

También es muy importante analizar en esta primera etapa los medios y recursos disponibles que puede aportar la organización al proceso de vigilancia e inteligencia; así como el equipo de personas que colaborarán y se implicarán en el mismo. 

Este proceso de reflexión colectiva en la organización puede se apoyado por la realización de un Autodiagnóstico de Vigilancia Tecnológica, que abordaremos en siguientes lecciones. 

2. Obtener información:

La tarea primordial es: diseñar e implementar la estrategia de recopilación de información.

Para ello, se definen los objetivos de la búsqueda de información y se elabora la estrategia de búsqueda para que, a partir de las necesidades identificadas, seamos capaces de localizar la información y capturarla de una manera organizada. Para lo cual se realizan tareas como: identificación de palabras clave, validación de expertos, selección de fuentes de información relevantes, formulación de ecuación de búsqueda y elaboración del corpus o registros realizados.

Es importante adaptar la estrategia a cada fuente de información para sacar el máximo provecho de cada una de éstas.

3. Analizar, procesar y valorizar la información:

La tarea primordial es: analizar y procesar la información encontrada para filtrar lo relevante, realizando todo tipo de análisis automatizados y humanos para extraer conclusiones

Para ello, se utilizan criterios de validación de la información obtenida, técnicas análiticas de información y herramientas informáticas especializadas que ayudan al equipo a seleccionar la información relevante según los objetivos de búsqueda. 

4. Difundir los resultados:

La tarea primordial es: elaborar productos de vigilancia tecnológica con los resultados obtenidos, para que la información se distribuya en la organización a quién tenga responsabilidades en cada asunto. 

Los productos de vigilancia tecnológica son soportes de información confeccionados con los resultados de información obtenidos del proceso de vigilancia tecnológica, y que conformarán el medio de difusión de éstos en la organización. Los más relevantes suelen:

  • Boletín o informe de vigilancia tecnológica.
  • Boletín de oportunidades tecnológicas.
  • Informes de prospectiva y tendencias. 
  • Estudios de patentes. 
  • Intranet. 
  • Blog y redes sociales. 
  • Etc.

5. Tomar decisiones:  

La tarea primordial es hacer uso de esos resultados de información que ha dado el proceso, gestionando las implicaciones que conlleva. Cuando las decisiones son desagradables pueden despertar conflictos potenciales que han de ser gestionados por la organización. 

6. Proteger los resultados:

El proceso de vigilancia tecnológica e inteligencia competitiva ofrece como resultados la posibilidad de descubrir ideas, oportunidades e incluso proyectos. Por ello, la organización debe desarrollar una estrategia proactiva de gestión del conocimiento para evitar que otros puedan apropiarse del valor de las ideas resultantes. 

Para más información visita: 

  • El ciclo de vigilancia tencológica, OVTT: ver
  • Rovira, C. (2008). Vigilancia tecnológica e inteligencia competitiva para SEM SEO. Hipertexto, UPF. ver
  • ANAIN, 2007. Guía práctica de vigilancia estratégica: ver
  • ERIKA, 2012. Guía Metodológica de Práctica de la Vigilancia Tecnológica e Inteligencia Competitiva: ver

COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *